Hacia una cultura de la bondad

fotoportada Pikler

Escrito por

Consuelo Hepner

Hoy tenemos de regreso como invitada a Consuelo Hepner, educadora infantil chilena y formadora del curso Acompañando los primeros años de vida desde una mirada Pikleriana.

En esta ocasión queremos hacer memoria a una gran compañera y guía de profesión original de Nueva Zelanda, Pennie Brownlee.

Recientemente nos ha dejado en este plano físico, pero con un legado pedagógico y una mirada hacia la infancia sin igual, llena de amor, entrega y de esperanza por el cambio hacia una crianza y educación más presente y sincronizada con las necesidades reales de bebés y de adultos.

De ella tenemos publicados en el blog varios posts traducidos de su trabajo en inglés (encontrarás los links al final de este artículo). Sin embargo, en el post de hoy Consuelo nos acercará a su figura y a otro de sus artículos a través de su propio recorrido personal.

Sin dilaciones, aquí te dejo sus palabras, llenas de cariño y respeto hacia Pennie, una figura humana y pedagógica inolvidable.

Influencias de Emmi Pikler

Soy educadora infantil hace ya varios años y en mi camino profesional me he encontrado con referentes que han marcado fuertemente mi forma de educar, así como mi forma de ser.

Haberme cruzado con los descubrimientos de Emmi Pikler marcó un antes y un después en mi vida personal y en la forma en que veía a los bebés y sus capacidades. Parte de mis conocimientos y experiencia estudiando en el Instituto Pikler de Hungría es la que te comparto con mucho cariño en el artículo La Pedagogía Pikler y sus sentido humano y especialmente en el curso Acompañar los primeros años desde una mirada Pikleriana.

Al igual que yo, muchas personas han experimentado un cambio radical en su mirada hacia la infancia y en la forma en que interactúan y cuidan de bebés y niños después de conocer el trabajo de Emmi Pikler. Su forma de tratar a los bebés con tanto respeto, de permitirles ser ellos mismos a través del movimiento y del juego, son cosas que una vez que conoces te marcan para siempre. Y así fue también para Pennie Brownlee a quien tuve el privilegio de conocer durante los años que viví en Nueva Zelanda.

¿Quién es Pennie Brownlee?

Pennie Brownlee
Con Pennie Brownlee

Pennie (1947-2023), profesora y formadora, vivió un antes y un después en su carrera profesional y personal al conocer de cerca la puesta en práctica de los descubrimientos de Emmi Pikler. Ella visitó el Instituto Pikler de Hungría por primera vez en 2004 y fue entonces cuando vio lo que significaba realmente el cuidado respetuoso de bebés y niñas/os. Pennie siempre luchó por educar no solo desde la cabeza sino también desde el corazón y su trabajo tanto con niños y niñas como con adultos se vio fuertemente influenciado por los postulados de Emmi y su respeto a los procesos naturales de desarrollo y relación de la infancia. Sus libros, además, reflejan su voluntad por dejar de atender solamente lo racional y apoyarse también en lo espiritual.

Y así fue como a través de Pennie (o gracias a ella) conocí a Nerea y a Cultura de Infancia, esta maravillosa plataforma online de difusión y formación sobre miradas conscientes y respetuosas hacia la infancia. Con Nerea nos conocimos por las redes sociales a raíz de que ambas admirábamos el trabajo de Pennie Brownlee, y las sincronías nos llevaron a conocernos en persona justo cuando Pennie falleció, en Septiembre de este año 2023. Ambas sentimos un profundo respeto y admiración hacia ella y su legado, el que queremos compartir con el mundo hispanoparlante.

Buscando coherencia entre cultura y biología

En esta ocasión quiero compartir contigo parte de un artículo que escribió Pennie Brownlee «¿Por qué no es una buena idea decir: “Hacemos Pikler en nuestro espacio”, quien me permitió en vida traducir sus ideas al español.

En este artículo Pennie nos habla de los fundamentos de la mirada Pikleriana más como una filosofía que como una metodología. Nos cuenta que la pediatra Emmi Pikler conocía perfectamente las necesidades biológicas de los bebés, que son comunes a cualquier ser humano que nace en el mundo. Las ideologías culturales, en cambio, van cambiando según cada grupo social, cultura y país. De esta manera, será diferente en cada cultura los valores y creencias que existan en torno a la infancia, su forma de ver a los bebés, de tratarlos, etc. Y nos invita a pensar, ¿cómo impactarán estas diferencias en la salud física y mental de los bebés?

Se espera, Como dice Pennie, que exista una coherencia entre lo que la cultura ofrece y las necesidades biológicas de bebés y niños para su verdadero beneficio. Pero esto no siempre ocurre. Por ejemplo, se ha descubierto que la manera en que nuestra cultura occidental trata a los bebés no es necesariamente la más adecuada para sus necesidades. En otras culturas, por ejemplo, no es tan común que los bebés presenten cólicos, y esto podría estar relacionado con la forma en que tomamos y manipulamos el cuerpo de los bebés, que puede llegar a ser muy estresante para su sistema digestivo aún inmaduro.

Por otro lado, nos cuenta que pediatras y antropólogos (etnopediatras) han descubierto otra necesidad biológica de los bebés: la necesidad de movimiento. A pesar de esto vemos en nuestra cultura un sinnúmero de aparatos que restringen innecesariamente su movimiento natural y libre.

Igualar los imperativos biológicos con los imperativos culturales permitirá obtener un mejor desarrollo de bebés y niños, con los menores daños a nivel neurológico, fisiológico y psicológicos posibles.

Saber lo que necesitan los bebés cambia nuestras creencias respecto a ellos y, en consecuencia, nuestras acciones. Por ejemplo, cuando creíamos que dejar llorar a los bebés les enseñaba a dormir; ahora sabemos que esto solo hace que su cuerpo esté lleno de cortisol (hormona del estrés) y que se duerman ‘en shock’ y sintiéndose asustados y abandonados. ¿Mantendremos una práctica de este tipo sabiendo que podría generar un daño a su cerebro aún en desarrollo?

Emmi Pikler sabía de estrés. Siendo judía tuvo que esconderse de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y más adelante se hizo cargo del orfanato de la calle Lóczy de Budapest, con niños huérfanos y apartados de sus familias. Su forma particular de observar, acompañar y cuidar los bebés, la hizo diferenciarse positivamente del resto de los orfanatos de esa época en Europa. Emmi enseñó a las enfermeras y cuidadoras a “leer al bebé”, y a cuidar de ellos (tomarlos, alimentarlos, bañarlos) de la manera menos estresante posible.

Cultura de la bondad – Conectar y actuar desde el corazón

Pikler
Libro Magic Places

Pennie Brownlee plantea en su artículo que las instituciones que cuidan niños (orfanatos, centros educativos) no van acorde a las necesidades biológicas de bebés y niños, es decir, ellos no “necesitan” ser cuidados por otras personas que no sean su madre o su familia. Pero al vivir en culturas que exigen estos centros de cuidado, plantea que el enfoque de Emmi Pikler nos da guías para hacer de nuestra practica educativa la mejor posible, poniendo atención y atendiendo de la mejor manera las necesidades reales de los bebés.

A esta forma de actuar Pennie la llama “la cultura de la bondad” (culture of kindness), la que nos invita a mantenernos conectados y actuando desde nuestro corazón cuando estamos trabajando en nuestro rol de educadoras, tanto en el trato directo con los bebés y niños, así como con sus familias y con nuestro equipo de trabajo.

También en este artículo remarca como inadecuada la tendencia actual de decir “en nuestro centro educativo o casa estamos haciendo Emmi Pikler”. Si es cierto que podemos adoptar diferentes elementos de su enfoque en nuestras relaciones con bebés, niños, adultos o incluso personas mayores, con lo cual estamos buscando mejores prácticas hacia una “cultura de la bondad” pero solamente ella era y podía hacer Emmi Pikler.

Nosotras/os podemos continuar sus pasos al igual que así lo hizo Pennie Brownlee. Ambas buscaron servir y expandir prácticas relacionales respetuosas, humanas, presentes y que no violaran los derechos humanos, especialmente con las personas más vulneradas en nuestra sociedad: la infancia.

Para saber más

Esta mirada Pikleriana es muy interesante y requiere de un estudio exhaustivo además de una puesta en práctica cuidadosa y consciente.

Si quieres aprender más sobre los postulados de Emmi Pikler, su historia y su legado, te invito a formar parte del curso online Acompañar los primeros años desde una mirada Pikleriana. Tanto yo como Nerea te acompañaremos en este viaje hacia una educación más consciente, y como decía Pennie, guiada desde el corazón.

Ahora cuéntame tú: ¿ya conocías a Pennie Brownlee?, ¿habías leído alguno de sus artículos traducidos en Cultura de Infancia?, ¿te habías parado a pensar cómo cada cultura influye en la biología y en la forma de tratar, mirar o hablar a los bebés?, ¿quiénes han marcado un antes y un después en tu camino personal o profesional?

Aquí te dejamos estas preguntas para seguir conversando y creciendo juntas/os. ¡Me encantará leerte!

ACERCA DEL AUTOR/A DE ESTE ARTÍCULO

Soy Consuelo Hepner, Educadora de Párvulos chilena, apasionada por los increíbles primeros años de vida. Soy una convencida de que los bebés, niños y niñas son muy capaces, y que tienen mucho por enseñarnos a nosotros los adultos. Me apasiona siempre estar aprendiendo, compartir con otros el interesante mundo de la primera infancia, y apoyar a adultos en su tarea de educar y criar con un enfoque respetuoso y cariñoso.

Actualmente me encuentro educando, capacitando y ofreciendo asesorías desde Chile, a través del proyecto Koru - Educación y Crianza respetuosa.
@koru_educacionrespetuosa
Koru – Educación y Crianza Respetuosa

2

¿QUIERES LA GUÍA GRATUITA?

logo de favicon

15 Propuestas y materiales que respetan el movimiento libre y la creatividad de los niños/as desde su nacimiento.

logo de favicon

Elije los materiales más adecuados a sus intereses los primeros años de vida.

logo de favicon

Conoce y aplica ideas de grandes referentes de la educación viva y respetuosa.

logo de favicon

Siéntete acompañada/o, forma parte de una gran comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: Nerea Aller.Finalidad:moderar comentarios. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting Webempresa Europa S.L.. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a contacto@culturadeinfancia.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en política de privacidad